PREDICANDO CON FRESCURA

Curso: Homilética

Profesor: Ps Miguel Murillo

Estudiante: Jaime Benítez Benítez

Fecha: septiembre de 2009

Seminario Bautista Macedonia

RESUMEN DEL LIBRO PREDICANDO CON FRESCURA

POR: BRUCE MAWHINNEY

El reencuentro con el doctor Ocampo.

Pablo es un pastor casado con Susana, el ha estado pastoreando por diez años en su iglesia, los hermanos en su iglesia están desanimados por la predicación de su pastor. Los maestros de escuela dominical de la iglesia de Pablo están que renuncian a sus puestos de ministerios, están cansados, parecen que las energías y los temas en la biblia están agotados. Hay una familia que quiere dejar la iglesia, ya no asiste con regularidad. Pablo ante tantos problemas con la iglesia y los ministerios, decide ir al Seminario donde cursó los estudios teológicos para mirar en el cartel de los anuncios si hay alguna iglesia que necesite un pastor; efectivamente hay varias iglesias sin pastor. Pero, bajando por las escaleras entra a la cafetería y se encuentra con un antiguo profesor, después de saludarse, el profesor ya jubilado le dice que está ahí porque hay un nuevo libro de homilética que quiere leer, Pablo le comenta como van las cosas en la iglesia y los problemas por los cuales va pasando, el antiguo profesor lo anima para que renueve fuerzas y la predicación, le da esperanzas, le dice que el ministerio no es una carrera de cien metros planos, sino una maratón. Pablo pidió a su antiguo profesor que le ayudara siendo su tutor, que cada lunes se reunieran para corregir y hacer observaciones del sermón del domingo, a lo que su profesor ya jubilado aceptó. Pablo salió de la cafetería con un hálito de esperanza y fuerzas renovadas para no marcharse de la iglesia, sino para seguir adelante. Cuan bueno es contar con alguien que nos corrija.

La prioridad del predicador

Pablo fue a la cita con el Dr. Ocampo a su apartamento, ya había pensado en las excusas que presentaría al ser cuestionado acerca del mensaje del domingo, al estar sentados a la mesa, pablo le entrega un papel arrugado donde estaba el sermón.

Efectivamente el pastor Pablo no había tenido de prepararlo la semana pasada, el Dr. Ocampo le pregunta que estuvo haciendo cada día de la semana; Pablo enumera día tras día todas las múltiples ocupaciones en que había estado.

El doctor Ocampo le hace recordar una escena del primer día de clase cuando entró a estudiar en el seminario, cuando les mandó que subrayaran los versículos que hablaban de escoger los primeros diáconos en Hechos 6: 2,4. El Dr. Ocampo le pide que vuelva a subrayar esa porción nuevamente. Porque la prioridad del predicador debe ser la oración y la predicación de la palabra de Dios, todo su enfoque debe estar dirigido hacia esto. Le pone como ejemplo una presa donde convergen muchas corrientes de aguas y un lago que solo da agua a otro lugar, dice que así es el púlpito, si todas las corrientes las enfocamos en el, estará revitalizado y siempre fresco, pero si siempre está dando, llegará el momento en que estará seco y sin fuerzas.

Por tanto debería priorizar el tiempo dedicado a la preparación de sus sermones y dejar algunas cosas que estorban el desarrollo de la oración y la predicación.

La importancia de comenzar temprano

El Dr. Ocampo y el pastor Pablo habían convenido encontrarse los lunes para evaluar el sermón del domingo, fue así como Pablo vino al apartamento del Dr. Ocampo y salieron al restaurante, pidieron la comida, pero mientras llegaba; el Dr. Ocampo hizo algunas observaciones acerca de los alimentos, haciendo un paralelo con el sermón; le hizo una pregunta que parecía ridícula, pero muy pedagógica, acerca de ¿qué pensaría si el mesero le trajera los ingredientes crudos de  la comida que habían pedido?. A lo que Pablo respondió que no se la comería. Lo mismo pasaba con los mensajes a medio preparar, las personas no se alimentarían bien en la congregación.

Por lo tanto debía pasar más tiempo en la preparación de sus sermones. Le mostró una gráfica hecha en una servilleta, en la cual le mostraba una curva que reflejaba el grado de ansiedad cuando un sermón no se empieza a preparar desde el día lunes, sino que se deja para prepararlo el día sábado en la noche o el domingo en la madrugada; cuanto mas cerca del domingo se deje el sermón más grande es la tensión; le recomendó no solo que comenzara a preparar el sermón el día lunes, sino que lo hiciera con tres semanas de anticipación y que guardara los sermones expuestos para ser enriquecidos y más tarde los podía volver a usar cambiando solamente las ilustraciones.

Redima el tiempo

Una de las cosas que le mostró el Dr. Ocampo es que hiciera un cronograma de las actividades que hacía durante dos semanas, para que se diera cuenta en gastaba el tiempo innecesariamente poniendo una columna con el nombre de las cosas que otros podían hacer, para presentárselas al consejo de ancianos. Cuanto antes debía empezar a preparar el mensaje, desde el mismo momento en que despidió del anciano Dr. Ocampo.

Un día en la vida

A pesar de que Pablo había empezado a preparar el mensaje el mismo lunes, llegó el sábado y prácticamente tenía el mismo problema de la semana anterior, tenía que dar el sermón tal como estaba. Se había dado a la tarea de anotar día a día todas las cosas que hacía hora a hora. Había mejorado un poco el sermón y el ánimo en la predicación, algunos hermanos habían notado ya la diferencia, pero también de había corrido el rumor de que Pablo se iba de la iglesia y por eso había empezado a grabar los mensajes.

Rifles y escopetas

Nuevamente llega el lunes y el pastor Pablo llega al apartamento del Dr. Ocampo, esta vez el Dr. Ocampo nota la mejoría en el sermón, pero le hace las observaciones que vienen al caso, le pone un ejemplo de lo que es disparar con un rifle a un objetivo específico y lo que es disparar con una escopeta a varios objetivos.

La predicación debe tener un objetivo y este debe ser el mismo que el Espíritu tenía en mente en el mismo momento en que se escribió el pasaje usado en el sermón. No se debe hacer asociación de palabras y sacar palabras fuera de contexto para terminar diciendo lo que la persona quiere (eiségesis). Le pone de ejemplo un mensaje escuchado muchos años cuando su esposa aún vivía, en el cual el predicador hizo una asociación de palabras con el versículo de Juan 3:16. Para hablar de dar diezmos, ofrendas y tiempo a la iglesia; cuando realmente el pasaje se refiere a la obra redentora de Cristo. Otra observación es que el sermón de Pablo apuntaba realmente a distintos objetivos cada punto, o sea cada división del sermón era realmente otro sermón, en otras palabras eran mensajes en un mismo mensaje. Antes de despedirse, el Dr. Ocampo le dice al pastor Pablo que Jesús usó los aforismos en sus sermones, y que nosotros siendo seguidores de Él, deberíamos usarlos.

Predique con aforismos

Pablo se fue ese mismo lunes a la biblioteca inquieto por lo que el Dr. Ocampo le había querido decir que usara aforismos. Fue así, como Pablo se dirigió a la sección de la ¨a¨ y encontró la definición de aforismo: frases cortas y agudas que expresan  una verdad o precepto.

Y al revisar el sermón del monte, Pablo se da cuenta que las afirmaciones de Jesús son aforismos que han trascendido aún a las culturas paganas, como ejemplo: Nadie, puede servir a dos señores, ciegos guías de ciegos, llamad y se abrirá, buscad y hallaréis. Etc.

Pablo revisa su sermón del día anterior basado en Jonás 1:1-3 y se da cuenta que puede expresar en aforismos el versículo cuatro que sigue para el siguiente domingo, le vienen a los pensamientos una cantidad de recursos, lo cual le llena de gozo al saber que solo es el día lunes y ya tiene casi preparado el sermón del domingo.

Los ronquidos de Jonás

Esa tarde Pablo, Susana y los niños habían ido a comer helados, mientras viajaban, Pablo le pregunta a uno de sus hijos acerca de la clase del domingo, su hijo le cuenta que no recuerda nada ya que una abeja había entrado al salón y las cosas que habían pasado con la abeja y la maestra; todo con lujo de detalles fue contado menos la lección.

Pablo pensó que un sermón debe ser interesante también en la forma en que exponga, con energía, entusiasmo, alegría.

Pablo relacionaba todo lo que veía con su sermón. Al irse a casa y dormir, su esposa duerme primero y de repente emite un ronquido, lo cual relacionó con el sermón del próximo domingo, dijo: ¿Por qué no hacer que Jonás ronque el próximo domingo?.

Resuma el propósito con un aforismo

Nuevamente el pastor Pablo está en el apartamento del Dr. Ocampo y revisan el sermón. La observación del Dr. Ocampo a parte de ver lo mejor que va el sermón es que el propósito no está dado en un aforismo. El Dr. Ocampo le dice que el mundo se preocupa mucho por expresar todo en aforismos especialmente en los comerciales y la música, lo cual debería el predicador procurar expresar su propósito en aforismo, para que el creyente recuerde el mensaje. No es fácil poner en forma de aforismo el propósito del sermón, pero el predicador debe esforzarse, Jesús lo usó, y aunque nunca llegaremos a ser como Él en esta tierra, podemos imitarle.

Cambie de vehículo

Este lunes el Dr. Ocampo observa la preferencia del pastor Pablo en cuanto a la forma de sermón que le gusta usar siempre, el expositivo. A lo cual el Dr. Ocampo le dice que en la variedad de las formas de presentación del sermón está la expectativa de la iglesia. Que no se debe volver rutinario en las formas del sermón. Así como Jesús usó la narración para sus sermones, también el predicador debe echar mano a este valioso recurso.

Persuasión y procedimiento

Estando en el restaurante chino, el Dr. Ocampo le pregunta que cuál sería el asunto doctrinal en el cual no hay consenso unificado. A lo que Pablo responde que el bautismo de niños; entonces debes usar de persuasión y dejar los prejuicios tradiciones al respecto y tratar el tema bíblicamente, pero hacerlo con procedimiento, o sea, colocarse en los zapatos de los otros que tienen una posición diferente, conocer sus puntos de vista, objeciones, críticas etc. Para saber porque ellos creen lo que creen.

El poder de la sorpresa

En este lunes el Dr. Ocampo le revisa el sermón y se sorprende de lo mucho que ha mejorado Pablo en sus sermones y le manifestó que todos los días oraba por el. La sorpresa en el mensaje es ese elemento que salta de las escrituras y asombra al oyente atento. Lo cual Pablo había hecho sin saberlo en el bosquejo de su sermón en el capítulo 1 de Jonás al observar las preguntas que se hacen en semejante drama. A lo que el Dr. Ocampo le manifiesta una felicitación.

La creación de un diálogo interno

La observación enriquecedora del Dr. Ocampo esta vez giraba sobre el inquietar a los oyentes con preguntas para contestar en sus corazones, donde se planteara un diálogo interno. Jesús lo hizo hay 237 preguntas que Jesús hizo en los evangelios. Practicar las adivinanzas o parábolas como Jesús las usó, para crear ese diálogo de la persona consigo mismo. Esto mantiene a las personas expectante y tratando de dar solución a los interrogantes propuestos.

El proyecto Nehemías

Mientras Pablo estuvo todos los días de la semana visitando el hospital por la operación que le practicaron al hermano que le había dado la bienvenida cuando llegó a la iglesia por primera vez, pero que estaba pensando en irse de la iglesia por el poco crecimiento espiritual que estaba teniendo; en las tardes había tenido ensayo de una boda y además un funeral. Pero, esta vez había resistido la prueba de dejar la preparación del sermón para el sábado en la noche, lo que hizo fue levantarse dos horas antes de lo acostumbrado. Esta vez el Dr. Ocampo le reprochó porque había permitido que lo urgente ocupara el lugar de lo prioritario, aunque se había levantado mas temprano a preparar el sermón, no obstante a ese ritmo de vida no iba a durar mucho tiempo en vida. Ahora bien se acercaba la reunión con los diáconos y por consejo del Dr. Ocampo era un buen punto para poner en la mesa, ya que tantos años en el seminario no fueron para servir a las mesas, sino a la oración y la palabra.

El consejo final es que debía hacer lo que hizo Nehemías, Primero evaluar el problema, comentarlo con personas claves y después llevarlo a la congregación.

Peticiones sorprendentes

Finalizando la charla sobre el consejo de Nehemías, el anciano Dr. Ocampo le hace una petición a Pablo. Que predique el día de su funeral, y la otra es que comparta con otros lo que ha aprendido con él, basado en el mismo encargo del apóstol Pablo a Tito. Pablo se propone compartir los principios aprendidos con los maestros de escuela dominical, así como estos han traído frescura y renovación, también lo hará con los maestros.

Una reserva de poder

En esta oportunidad el Dr. Ocampo habla de lo que es una cañería donde fluye agua que se agota y lo que es un estanque de reserva que recibe y hasta no rebosar no da el agua. Lo mismo pasa con el ministerio que solo da lo que tiene en esa semana y se siente luchando nuevamente en la siguiente para encontrar un nuevo sermón y muchas energías se pierden en ese trabajo, Pero cuando es como un estanque que se llena y llena hasta rebosar de abundancia, es el que tiene mucho que dar porque se ha estado alimentando y orando debidamente. Un recurso muy fundamental para el predicador es echar mano de la oración, recomendado a media semana separar un día para orar exclusivamente por las necesidades que se pretender cubrir con el sermón y una vez al mes por las necesidades de los hermanos y del liderazgo espiritual de la iglesia.

Una visita al cementerio

Esta vez el Dr. Ocampo pide a Pablo que le acompañe al cementerio donde está enterrada Emile, estando dentro observó la iglesia la cual parecía no tener pastor, efectivamente lo pudo comprobar con el guarda templo, quien le dijo que el pastor a lo mejor se había ido porque se había aburrido de las personas, que el fuego de cuando llegó se había extinguido. Que se fue a hacer negocios y no quería saber nada del ministerio. Otro más que mordió el polvo, porque se le acabó la munición de predicar con frescura.

Las tres Rs de la predicación

De camino a casa el Dr. Ocampo le dice a Pablo que el ministerio siempre estará echando mano de las tres erres. La primera es Recordar, es necesario estar recordando a la gente lo que sabe de la palabra de Dios, el apóstol Pablo lo hacía. La segunda es repetición, pero repetir un buen tema que vale la pena repetir, un buen material de apoyo para la repetición y llevando el sermón a una conclusión poderosa. La tercera es la reiteración, pero una reiteración que aclare mas en otras palabras la idea u oración anterior en la cual estuvo el énfasis.

Las seis facetas en el camino de la lectura

Pablo va viajando al campo con su familia por un mes de vacaciones, en el camino le pregunta Susana ¿qué significa las seis facetas en el camino de la lectura?. Las seis facetas son realmente leer seis libros al mismo tiempo de diferentes categorías para recibir información y conocimiento en diferentes áreas al mismo tiempo.

Iluminando el sermón

Se refiere a las ilustraciones, eventos, anécdotas, historias cortas que pueden ejemplificar en una forma gráfica y vívida el sermón o lo que se quiere comunicar. Una falla muy común es que un vez que se tiene una buena ilustración, se quiere usar en el próximo sermón, forzándola cuando aún no encaje. Para que se pueden usar buenas ilustraciones es necesario tener un archivo de estas, una buena fuente de ilustraciones son: las experiencias diarias de la vida, la lectura de libros, revistas etc. Para lo cual se recomienda tener una libreta de apuntes, donde se puedan anotar en el mismo momento en que se cazan, porque, si no se olvidan.

¿Apelando al esnobismo o a los sentidos?

Se refiere al uso de términos o palabras que solo las entiende García Márquez o Alan García. El predicador debe usar un lenguaje sencillo que apele a los sentidos, al gusto, olfato, vista. Un diccionario popular, cotidiano, contextual como el que usó Jesús es el recomendado para un predicador que quiere llegar a las personas que pastorea.

Luz en la niebla

En esta oportunidad han recorrido más de dos mil kilómetros desde su casa para ver un monumento en la noche con su iluminación, pero una niebla envolvió l monumento y no fue posible verlo. A veces pasa en el púlpito lo mismo, el mensaje que envuelto en un nube teológica difícil de encontrar la verdad esencial que ayudara a los creyentes a cambiar, madurar, consolar. Y que la aplicación del mensaje a sus vidas debería darse en el principio del sermón para así crear un vivo interés que les cautivará.

Reflexiones sobre la predicación

Cuando las personas saben de antemano que el mensaje que van a escuchar les ayudará  vencer sus temores o les enseñará verdades que cambiaran o mejorarán sus vidas, escucharán mas atentamente. El chiste tiene su lugar en le predicación, pero debe contribuir al sermón y no a distraer a la congregación. Hoy en día hay predicadores que usan el humor como un distractivo para entretener a las multitudes, que nosotros no seamos uno de ellos.

La experiencia con las grabaciones

Esta vez Pablo escucha sus sermones que ha grabado y se da cuenta de muchas cosas que de otra manera no lo hubiera percibido, el uso del pronombre nosotros en vez de ustedes, clichés en desuso, de lo poco entusiasta que era en el sermón, se dio cuenta que la introducción no era lo suficiente explosiva.

¡Al fin en casa!

Ya en casa y descansado del viaje, empieza a ponerse al tanto de las cosas, y las buenas noticias es que la iglesia le ha extrañado, las familias no quieren irse de la iglesia. Todo porque la predicación había mejorado. Pablo aprende una nueva lección en esta oportunidad, y es que debe escuchar y estar más en contacto con las personas, ya que pueden ser una fuente de sermones que apuntan al corazón.

La llamada nocturna

En esa semana pablo recibe una llamada de la hermana del doctor Ocampo donde le anunciaba que él había fenecido. Pablo cumple su palabra y el último deseo del Dr. Ocampo.

Esta experiencia le trae a memoria la realidad de la muerte y  de la vida eterna.

Una promesa cumplida

El pastor Pablo habla en la capilla del seminario sobre todas las cosas que cambiaron su vida por medio de las instrucciones dadas en vida por el finado Dr. Ocampo. De cómo le ayudó a ordenar las prioridades en su vida como hombre de Dios, técnicas y habilidades para preparar sermones a predicar.

Los resultados

La personalidad debe adornar la verdad en vez de oscurecerla, sea en la predicación o lo cotidiano de la vida. A la predicación hay que meterle vigor, vida, entusiasmo, creatividad. Y eso fue lo que manifestó Pablo en la predicación de la capilla en el funeral. Tanto que el rector lo felicito, algunos pastores presentes reanudaron su compromiso de seguir en el ministerio y pidieron a Pablo que les compartiera un seminario sobre la predicación.

Un seminario acerca de una predicación refrescante

Carlos el pastor que quiso un seminario sobre la predicación refrescante se había comprometido con Pablo a reunirse los lunes, lo mismo que había hecho el finado con Pablo.

Ambos experimentaron el gozo de compartir las bendiciones que puede traer una buena homilética aplicada al ministerio después de perder el entusiasmo primario con que se iniciaron en este oficio.



5 comentarios

  1. chido carnal, me lo dejaron de tyarea y pues ya lo copiie!!! ke buen pastor sere!!

  2. Donde puedo bajar este libro???????

  3. Muy excelente libro lo recomiendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: