Alma amargada, animal salvaje.

El Salmo 73 es de Asaf, en algún momento Asaf se puso a meditar en algunos ¨Por qué¨ de la vida. Él se preguntó ¿Por qué los impíos prosperan?, ¿Por qué les va bien, logran con creces los antojos del corazón?. Se mofan del Altísimo, hablan con altanería, no tienen congojas, son vogorosos, no son turbados en el mundo, alcanzan riquezas. Asaf  había llevado una vida de inocencia, de conciencia limpia; pero al contario de los impíos había sido castigado por las circunstancias de la vida. El resultado hacer estos interrogantes y de compararce fue amargura, embotamiento, torpeza, comportamiento de animal salvaje(Quizá puedo imaginarme algo de furia en su mente). Pero con todo esto, Asaf no dejó a Dios, no se desligó de su Señor. Dios le tomó de su mano y lo guió a su palabra nuevamente. Asaf reconoce que su  estado físico y emocional era de desfallecimiento, pero expresa un interrogante de esperanza y determinación con profunda convicción ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti?  Y fuera de ti nada deseo en la tierra. Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre. … Pero en cuanto a mi, el acercarme a Dios es el bien.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: