Orden y desorden

Orden y desorden

Tit 3:1 Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades,  que obedezcan,  que estén dispuestos a toda buena obra.

Los creyentes en la isla de Creta donde estaba sirviendo Tito,( verdadero hijo en la fe que era común a Pablo) habían llegado a creer en Cristo; pero estaban siendo expuestos a falsos maestros con sus falsas enseñanzas. Una característica en común de los seudo-maestros era su rebeldía contra la autoridad establecida por Dios, o sea el gobierno romano.

Por eso Pablo le dice a Tito, que hay que estarles recordando a estos creyentes que deben estarse sujetando siempre a las autoridades y estarles obedeciendo, nuestra tendencia es a hablar cosas que nos disponen a la lucha contra los gobernantes; pero el creyente aunque está en contra de toda injusticia, no obstante debe experimentar sujeción al orden establecido y estar dispuesto a toda buena acción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: